Seguramente escuchaste hablar de la zona de confort en lo personal, y no está de más recordar que se refiere a las personas que permanecen en una situación cómoda y segura durante un período de tiempo, ahora bien… ¿Creías que solo le pasa a las personas o también lo pueden sufrir las empresas? Muchos emprendimientos, negocios, pymes, proyectos que recién inician o hasta grandes organizaciones suelen tener momentos donde se encuentran estancados y es allí donde probablemente se encuentren en esta zona de confort.

zona de confort
zona de confort empresarial

Es cierto que cuando una idea de negocio surge y nace, tiene un ritmo acelerado para alcanzar rápidamente sus objetivos. Generalmente los comienzos suelen ser complicados, pero si la idea de negocio es buena y quienes están a cargo lo gestionan adecuadamente, es muy común que en el mediano plazo este ritmo se desacelere, sobre todo cuando el crecimiento superó las expectativas de crecimiento.

Lograr la estabilidad es de lo más complicado, pero mantenerla durante el tiempo significa sobrellevar desafíos de renovación y nuevas ideas constantemente para que esa estabilidad no se convierta en una rutina. Así que ¡Cuidado! Si tu emprendimiento, empresa o proyecto se siente de esta manera es porque estás entrando en esa zona de confort.

Y ahora ¿cómo hacemos para detectar esto?

Zona de confort de una empresa

Como mencionamos en la introducción la zona de confort empresarial se refiere al momento en el que un negocio se ha establecido, permanecido y crecido adquiriendo estabilidad financiera. Lo que conlleva a pensar que, si esto que estamos haciendo funciona debemos seguir así, que en cierta forma una idea puede ser genial y funcionar, pero no para siempre. Por ello al seguir haciendo las cosas tal y como se han hecho se evitan correr riesgos o hacer modificaciones, y una desventaja mayor es desactualizarse con respecto a la competencia, nuevas tecnologías, formas de venta, etc.

Si una estrategia funciona es muy común pensar que no deben realizarse cambios, pero en la actualidad el que no corre, vuela y hay que estar constantemente innovando y modificando estas estrategias. Por ello es importante que quienes se encuentren en la cabeza de la empresa no dejen nunca de superarse y que la rutina no les gane.

La zona de confort empresarial es más común de lo que se cree y quedarse mucho tiempo en esa situación no permite hacer frente a los nuevos contextos. En un principio, el objetivo principal y deseado es ese para cualquier empresa, ya que ha logrado ser referente en su mercado y posicionarse frente al público gracias al DE BOCA EN BOCA. 

Algunas empresas reconocen esta zona de confort y saben que son momentos transitorios, es un estado por el que hay que pasar, para seguir esforzándose en renovar ideas y mantenerse a la vanguardia. Rápidamente y sin trabarse.

Ahora bien, no todo es tan malo, por el contrario estos son los momentos de aprendizaje de los que debemos agradecer porque nos enseñan lecciones valiosas para seguir adelante y comprometernos aún más con nuestra empresa. Sin embargo, las acciones que realicen a continuación para salir de esa zona de confort y estabilidad serán cruciales para el futuro. 

Si  analizan todo lo que han logrado y lo que pueden perder, sabrán con lujo de detalles cuales son sus fuertes y en qué están fallando o si se quedaron en el tiempo. No hay que tener miedo a los nuevos cambios, aunque también existe la posibilidad de ser más cautos y dar paso a paso para lograr que esa zona de confort cada vez sea menor.

Cuando las empresas logran vencer esos miedos y continúan con nuevos objetivos, experimentando y renovándose, entonces llegan a la zona mágica, donde se vuelven icónicas.  

6 riesgos que enfrenta una empresa en la zona de confort

1.    Se paraliza de forma paulatina y  pierde rentabilidad.

Si no es el más común generalmente es el error más cometido cuando una empresa está en la zona de confort. Cuanto más tiempo permanezcan en este estado más dinamismo perderán y sus procesos, la atención, inversión u otros aspectos se encontrarán paralizados. El estancamiento tarde o temprano producirá pérdidas, baja de ingresos, menor rentabilidad y caída de competitividad. 

Las empresas que permanecen en el confort pierden oportunidades y su ciclo de vida puede disminuir. Una organización estancada pierde oportunidades y su ciclo de vida puede disminuir si no se resuelve a tiempo , a su vez, difícilmente va a invertir y menos si detecta riesgos. Si en tu emprendimiento las ventas disminuyeron y la competencia comienza a presentar nuevos servicios o productos, es momento de considerar inyectar capital en publicidad, marketing, gestión de redes y en mejorar la calidad de la imagen.

2.    Personal con talento valioso y ambiente laboral nocivo.

En la era de la tecnología los empleados de las empresas consideran que ésta es la forma de innovar más conveniente para que los procesos productivos crezcan. A medida que pasa el tiempo las formas de comunicación cada vez son más virtuales y muy probablemente los trabajadores interesados en ellas, si las estrategias de comunicación no cambian, muchos abandonen la empresa para seguir creciendo y dando todo su potencial, en otro lado. Por eso mismo, los futuros candidatos rechazarán sumarse a una organización que no tiene visión de futuro ni avances tecnológicos.Efectivamente uno de los criterios por los que las personas no desean trabajar en una compañía es porque detectan que no están interesadas en la tecnología.  

ambiente laboral tóxico - zona de confort
Ambiente laboral tóxico

Ahora bien cuando una organización se encuentra en su zona de confort desarrolla ambientes de trabajo tóxicos, por falta de comunicación, el rechazo a escuchar las nuevas propuestas y la poca atención de una directiva que bloquea cualquier posibilidad de entregar condiciones óptimas para que su empleado logre los objetivos personales y propios de la empresa. 

3.   Tomar malas decisiones te convierte en una compañía obsoleta.

Si sos dueño o encargado y detectas que te encontrás en esta zona de confort empresarial posiblemente la toma de decisiones puede afectar tu juicio y criterio. No debés dejar pasar las oportunidades, identificando cuales son los factores de riesgo e impulsar  estrategias planificadas con tranquilidad, para que no provoquen que el estancamiento sea mayor.

Permanecer por mucho tiempo en esta zona hace envejecer más rápido a las empresas o emprendimientos, lo que en el peor de los casos pueden volverse obsoletas. Debemos hacer una salvedad, no es lo mismo una empresa anticuada por el tiempo que llevan en el mercado sin hacer ningún cambio, que una empresa tradicional pero que sus prácticas para mantenerse vigente no son lo suficientes para mantener su crecimiento. 

Las empresas obsoletas y anticuadas se vuelven inflexibles, cerradas a opiniones, rechazan lo nuevo y poseen grandes temores a cambiar sus procesos. Así que prefieren mantener las técnicas, procesos, metodologías, herramientas e ideas viejas, sin importar que afecten sus resultados.  

4.    Percepción negativa de tu marca.

En la actualidad vivimos bombardeados constantemente de estímulos de las marcas incitando al consumismo, ya sea que te ofrezcan un servicio que no necesitas pero si querés, hasta un producto innovador recién lanzado al mercado. Si uno se pone a pensar, los mercados avanzan a pasos agigantados, son muy dinámicos, y no esperan, por ello las empresas que se encuentran en la zona de confort deben tomar decisiones precisas y eficaces, porque si no te mueves al ritmo de ellos, lamentablemente quedarás atrás. Observar la competencia y estar al tanto de las nuevas tendencias te ayudará a reaccionar a tiempo antes que sea muy tarde.

5.    Limitaciones.

Pongamos un ejemplo, cuando nos sentimos estancados y caemos en esa zona de confort, tememos hacer cosas nuevas cuestionándonos si realmente tenemos la capacidad para lograrlas, lo que nos da incertidumbre, nos genera un estado de rechazo y sentimos que arriesgarnos no va a salirnos bien. Tendemos a generar trabas y limitaciones que si no las resolvemos perpetúan en el tiempo. El temor limitante no es lo malo, si no cómo lo gestionamos y las decisiones que nos lleve a tomar. Lo mismo que le sucede a una persona también sucede con las empresas.

limitación laboral - zona de confort
limitación laboral – zona de confort

Una empresa, emprendimiento, pyme, organización, etc. teme hacer cosas nuevas y se cuestiona si tiene la capacidad de lograrlas, quedarse donde está se siente como si nada estuviera mal y eso es un grave error. Se genera una visión a corto plazo que no permite ver otras alternativas, se tiene miedo a los cambios y se aferran a lo que les da certeza, sin darse cuenta de que se limitan.

Un ejemplo mundial fue la pandemia, donde muchos trabajos optaron por el trabajo desde casa y hasta la actualidad ofrecen esta modalidad híbrida que muchas personas agradecen y donde las empresas vieron un costo-beneficio alto.

6.    Desaparece.

En el peor de los casos cuando ya no hay vuelta atrás y esta zona de confort se perpetuó durante un tiempo prolongado, lamento decirte que vas en camino a la extinción. El mayor de los desafíos en este punto son las consecuencias financieras. Alrededor del 80% de las compañías mueren por la falta de capacidad para adaptarse a nuevos contextos y no correr riesgos. 

Pero tranquilo, si has llegado hasta este punto del post estaremos subiendo proximamente “Los 10 consejos para sacar a tu empresa de la zona de confort”.

En nuestro blog tienes acceso a esta y más información de valor

Para estar al tanto de lo que hacemos y subimos, puedes seguirnos en nuestro instagram o escribirnos por whatsapp y messenger.